Los habitantes del valle

Escribe tu E-MAIL y recibe las novedades del VALLE

jueves, 7 de febrero de 2013

RECUERDOS DE ANTAÑO

El BAÚL

Éste baúl que ha resistido el paso del tiempo casi intacto con todos sus recuerdos y vivencias de todos estos años, hoy lo vamos abrir para que nos muestre como era nuestra forma de vida en esa época; no hace muchos años pero que la mayoría de nosotros ha olvidado con tanta tecnología que nos hace "la vida mas fácil", nos acomoda y los que vienen les parece prehístorico; así que vamos a recordar esas costumbres, ya perdidas y esos oficios que están en peligro de extinción.




A LAREIRA O COCINA

Era la habitación más importante de la casa y casi la única con que contaba el campesino en sus viviendas. En ella como se muestra en la foto se realizaban la mayoría de tareas domésticas: cocinar, amasar y cocer el pan, colar la ropa, etc. y era el lugar de reunión familiar, e incluso el dormitorio de alguno de ellos. Durante el invierno adquirió mas importancia como espacio de trabajo y lugar de reunión.



EL TELAR

Es donde se tejían los hilos, se fabricaban piezas de lana y lino, con las que se confeccionaban mantas, sayas chaquetas y pantalones de lana, y sábanas, camisas y ropa interior de lino.



LA ESCUELA

Aquí se exponen pupitres, mapas y diverso material usado para la enxeñanza en los primeros años del siglo XX que es el momento en el que se construyen las primeras escuelas de la zona gracias, en gran parte al dinero enviado por los emigrantes de Ámerica que edificaron y dotaron muchas escuelas en sus lugares de origen. Con anterioridad la enseñanza se impartía en casas o iglesias y se limitaba a aprender a leer, escribir, algo de contar y religión.



EL SALON

Hasta el siglo XIX eran muy pocas las casas campesinas que tenían sala, era una estancia de cierto tamaño destinada únicamente a comidas en días de fiesta y ceremonias de carácter social, tales como bautizos, bodas, entierros y filandones. En la segunda mitad del siglo XIX, con la generalización de las casas de dos plantas, es cuando se empiezan habilitar salas en el piso alto, con muebles y elementos nuevos en el mundo rural (el aparador, el reloj). Con todo muchas de estas salas también se usaban como dormitorio, debido a que las familias eran grandes y las casas pequeñas.



LA BODEGA

La bodega siempre se situó en la planta baja de la casa o debajo del hórreo, en un espacio semi-enterrado y con suelo de tierra en el que se mantiene un ambiente fresco que conserva los alimentos-
En ella se guardan y conservan el vino y otros alimentos: patatas, embutidos, jamones, hogazas de pan, etc.
En la bodega había un lagar y una prensa para exprimir el bullo o bagazo de la uva; se introdujo en la zona a comienzos del siglo XX.



LA TABERNA

En los pueblos de cierta importancia, en las cabeceras de las parroquias y en ventas o casas situadas junto a un camino real había tabernas que ofrecían al público bebidas, comestibles derivados del cerdo, productos en conserva, galletas y caramelos, papel para escribir y fumar, velas y linternas para el alumbrado, cerillas y en algunos casos tabaco. Esta era casi toda la mercancía que se podía adquirir en estos establecimientos rurales. En las tabernas el forastero de tránsito nunca quedaba sin comer, si no le apetecían los embutidos o conservas, se le ofrecía la propia comida cocinada para la casa.





LA FORXA DEL FERREIRO

El taller del ferreiro era la fragua, que está formada por una mesa de trabajo , colocada siempre junto a una ventana, y la forxa. Ésta la integran el rezagal, que es un cajón de madera y losas de pizarra relleno de barro y en el que se enciende el fuego con carbón vegetal, y un barquín manual que está enchufado al primero e inyecta aire en el hogar para avivar el fuego. al lado de la fragua hay una pila con agua paratemplar el fierro y un par de yunques: macizo, a incre de ferro y otro más fino, a incre de hacer argollas.
Detrás del barquín está la mola o muela de afilar que se mueve con el pie y está metida en un duerno de madera con agua.



CENTRAL TELEFÓNICA

Ésta era atendida por una persona que se encargaba de enlazar la línea con la persona que se quería hablar, y de paso se entretenía escuchando las conversaciones, con cuidado que no la vieran al terminar; de ahí yo creo que se fue evolucionando desgraciadamente a los programas que hay hoy en día de cotilleos.



LA BARBERÍA

Las barberías eran antes esa especie de santuario al que se iba no sólo a que te cortaran el pelo, sino a dialogar sobre la vida misma. El barbero al que ahora se le llama peluquero, nos ponía al corriente de cuanto acontecía alrededor, para que no se perdiéramos detalle de lo que sucedía alrededor; haciendo también la labor de guardadores de secretos como el médico o el sacerdote a la hora de guardar confidencias.




LA SASTRERÍA 

Aquí se encontraba el encanto de la simbiosis que había entre el cliente y el sastre que le hacía los trajes a medida y sabía como lo tenía que hacer para que le quedara planchado.



EL HOSPITAL Y EL DENTISTA

Son dos de las profesiones que sí tenemos que agradecer que hayan evolucionado con el paso de tiempo con nuevas técnicas y nuevas tecnologías porque no me quiero ni imaginar el sufrimiento que pudiera haber antes.







EL MOLINO

Un gran invento para moler el grano del trigo y obtener así la harina através de la fuerza que es capaz de generar el agua.






EL TORNO

La vajilla de las casas campesinas era casi en su totalidad de madera torneada. Los torneiros viajaban por diferentes pueblos con el torno al hombro para ir fabricando los cacharros por las casas, la madera empleada era de castaño, abedul y sauce.
Los productos que se fabricaban abarcaban diferentes necesidades de la vida rural. Para comer y otros usos domésticos había cuencos, platos, fuentes, riladeiras para cortar la carne, saleros, fiambreras para llevar la comida al monte etc.




LA CAPILLA

Esta era la típica capilla que había en todos los pueblos pequeños donde tenían cada uno su santo e iban a misa a rezar y a ofrecer ofrendas. 
Bueno a este recuerdo le toca su fin y hay que cerrar otra vez el Baúl, esperemos que algún día se vuelva abrir y esos oficios que hemos visto no se pierdan ni caigan en el olvido, les invito a que prueben ir a un pueblo y pasen unos días hablando con la gente escuchando como vivían y viendo como viven todo ello sin ningún tipo de tecnología, incluso olvidándose del teléfono y poder así revivir esos años tan duros pero llenos de vida donde se aprendían a valorar las cosas que tenemos.


Gran parte de este reportaje esta hecho en el Museo Etnográfico de Grandas de Salime al que quiero agradecer al personal por haber permitido sacar estas fotos y tratarme con tanta amabilidad.
Y también a mi amigo Chema que podéis contar con el para profundizar en el conocimiento de los paisajes, bosques y animales de la zona http://vegadehorreo.wordpress.com/.

                                                           FIN